¿Calibrar las llantas es importante?

Poseer un auto es un trabajo constante que implica estar atento a diferentes aspectos del vehículo para mantenerlo en las mejores condiciones. Muchos se enfocan en tener el mejor de juego de llantas Bridgestone, en los interiores o en el motor, sin embargo es muy importante preparar tu calibrador de llantas y también poner atención en los detalles que marcarán la diferencia durante tus trayectos diarios.

¿Qué es el calibrado de llantas?

Todas las llantas necesitan contar con cierta cantidad de aire que les permita rodar con eficiencia. El calibrado de llantas es precisamente la presión correcta a la que deben inflarse.

Por lo tanto podemos decir que calibrar tus llantas de forma personal o en una llantera, definitivamente es importante.

¿Para qué sirve?

Tener el nivel de presión adecuado puede beneficiar el desempeño de tus llantas y por lo tanto el de tu auto, así como ayudarte a ahorrar gasolina con un buen rendimiento y a mantenerte lejos de muchos percances.

¿Cómo calibrar las llantas?

Mes con mes necesitas identificar los cambios presentes en las llantas para saber si les falta aire o si tienen un exceso de él. Para ello puedes echar un vistazo rápido aunque lo recomendable es que te ayudes con un calibrador de llantas.

Simultáneamente debes saber cuál es la presión indicada para tus llantas, así que asegúrate de revisar el manual de usuario, en el encontrarás la recomendación del fabricante ya que las medidas pueden cambiar dependiendo del modelo de tu auto. Esta medida también puede estar pegada en el marco de la puerta del conductor, en la guantera o en la tapa del depósito de gasolina.

Si cuentas con un calibrador de llantas la tarea de saber si están infladas correctamente será algo todavía más sencillo. Tendrás que hacerlo “en frío”, es decir tras haber estado detenidas o que hayan recorrido menos de dos kilómetros.

Para comprobar el inflado puedes visitar tu llantera más cercana o, como ya lo mencionamos, ayudarte de un calibrador de llantas con el que podrás medir el inflado de cada una incluida la refacción y checar que se encuentren correctamente calibradas. Si por ejemplo la presión recomendada es de 32 psi y en frío midieron 28 psi, deberás llevarlas a ajustar y volver a medirlo. Si tras esta medición marcan 34 psi deberás pedir que añadan 4 psi, y posteriormente checar una vez más en frío para estar seguro de que se encuentran en el nivel adecuado.

También te recomendamos saber cómo afecta inflar mal tus llantas y asegurarte de que las válvulas de cada una cuenten con su respectivo tapón de goma para que mantenga a raya la suciedad y la humedad.