Las cinco playeras del América más icónicas

Compartir

Las 5 más icónicas

Las Águilas son sin duda uno de los equipos más grandes de México, la afición y sus innumerables títulos lo avalan. Pero, además de su grandeza, el equipo de Coapa siempre se ha distinguido por sus clásicos y bonitos uniformes. Las playeras del América son un referente del futbol mexicano y cada año la afición espera los nuevos modelos.

Veamos a continuación los cinco jerseys que marcaron al América campeón y porqué fueron tan representativos.

 

La del primer título

Aunque aún era la época amateur (1924), este uniforme del primer América campeón de liga se volvió todo un clásico. El jersey era color crema con una agujeta en el cuello azul. Años más tarde, en el 90 aniversario del club, esta clásica playera vería su regreso.

 

La del 1971-1972

Esta es una de las playeras del América más queridas por la afición azulcrema, ya que fue la que representó a todo un equipo de época en la década de los 70. Grandes figuras del club en los 70’s la portaron con orgullo.

 

La de la época dorada

Este jersey definió toda una época azulcrema. Se hizo presente en 1982 y se quedó para toda la década. Este plumaje fue el primero en ser amarillo y dejar atrás el tradicional color crema. Este uniforme vio al América campeón en cinco ocasiones.

 

Las Súper Águilas

Con este mote se le conoció al equipo que dirigió el holandés Leo Beenhakker. Es una de las playeras del América más extravagantes del club. Este jersey que simulaba un plumaje fue estrenado en 1994 y era muy parecido al de la selección alemana. 

 

La que rompió la sequía

Esta fue la playera del América que rompió la “maldición” de trece años sin lograr un campeonato. Fue estrenada en el 2002 y a pesar de que no fue un jersey muy vistoso, es muy querido por sus aficionados por lo que representó. Este título se logró venciendo al Necaxa.

Como pudiste ver, Las Águilas a lo largo de su historia han tenido playeras muy representativas y vistosas, propias de su grandeza, la cual se ha caracterizado por ser de máximo desempeño dentro y fuera de la cancha.